Comida


Recordemos el dicho “eres lo que comes”. Por eso debemos asegurarnos de consumir carbohidratos, vitaminas, grasas saludables, minerales y proteínas. Esto no solo nos ayudará a mantener una piel bonita, sino que también nos ayudará con el cansancio, el estrés, la depresión y algunas enfermedades que suelen ser provocadas por una dieta desequilibrada.

Hidratante


El uso diario de una crema hidratante suave especializada para tu tipo de piel es muy útil, ya que ayuda a mantener la piel hidratada, con flexibilidad sin riesgos de arrugas y además reduce la producción excesiva de sebo.

Protector solar


El uso diario de protector solar es algo que no debemos cuestionar. Ya que entre el 80% y el 85% de los problemas del envejecimiento se deben al daño causado por los rayos solares.

Maquillaje


Si te encanta el maquillaje, recuerda siempre lavar y desinfectar las brochas después de cada uso. Al hacerlo, evitará los gérmenes en su piel y reducirá los brotes de acné.

Dormir


Un estudio encontró que la falta de sueño afecta claramente la apariencia de la piel y aumenta la apariencia de arrugas, hinchazón y ojeras, entre otros signos no tan atractivos.

Agua


El agua constituye del 50% al 70% del peso corporal. Por eso es muy importante beber agua para la salud del cuerpo y la piel. Ya que también ayuda a regular la temperatura, elimina desechos, toxinas y tiene mejorar la digestión.